Jorge Herrera Valenzuela / Ráfaga
2017-04-26
Un nuevo problema: Los pensionados
En el feliz retorno al escritorio, encuentro que nada cambia en nuestro hermoso México. El combate a la corrupción y a la impunidad se mantiene en el orden verbal. Los partidos políticos cada día están más desprestigiados, enfrascados en una pelea sin fundamentos y en campañas políticos-electorales sin ofrecer programas con soluciones prácticas, realizables, para salir de la crisis que arrastramos desde hace treinta años.

A la grave situación por la que atravesamos en lo político, en lo social, en lo económico, en lo cultural, viene una nueva preocupación para quienes llevan muchos años trabajando y proyectan tramitar su jubilación, su pensión, como lo señala la legislación laboral vigente. Pero, esta vez un pero muy severo, oficialmente se anunció que deben tomarse nuevas medidas para poder satisfacer a millones de mexicanos.

Mikel Arriola Peñaloza, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, prendió los focos rojos. Como un posible primer paso, elevar a 67 años la edad para presentar la solicitud de pensión. Por su parte el presidente del Colegio Nacional de Actuarios, Carlos Lozano, habló de que próximamente seis millones de trabajadores no podrán jubilarse porque no cumplirán con las 1,250 semanas de cotización que requiere el IMSS.

El próximo viernes 28, concluirán los trabajos de la Semana de la Seguridad Social que tiene lugar en el Senado de la República, con la participación de legisladores, funcionarios del IMSS, del ISSSTE, del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas y una representante del Partido del Trabajo. Dichas sesiones tuvieron como objetivo principal analizar este grave problema, cuyas dimensiones se agudizarán en los años venideros. Las modificaciones a las leyes relacionadas con el tema, han restado mucho a los derechos de los trabajadores. De ello ninguno de los “líderes” de federaciones y sindicatos han manifestado su opinión, simplemente cuidan sus intereses personales.

El problema de muchas aristas parece que tardará en ser resuelto o mediamente desenredada la madeja, aunque no podemos marginar varios hechos incontrovertibles que reflejan la desigualdad en el trato de los trabajadores y los funcionarios. Por ejemplo, los expresidentes de México culminan su sexenio y quedan con sus prerrogativas económicas y las prestaciones que cuestan millones de pesos mensuales. Debe considerarse otro hecho: cuando están en funciones, los Presidentes de la República no tienen gasto y ahorra todos sus ingresos.

Con frecuencia nos enteramos de la forma en que son remunerados los legisladores, al terminar su gestión. Tiene un bono especial, gozan de cantidades que ningún trabajador recibe al terminar su contrato, además de que no pocos reciben una pensión vitalicia. La desigualdad es manifiesta frente a un profesor de banquillo que pasó 30 años laborando y al que le reduce lo que le corresponde, bajo el argumento de “permisos”, de “días no trabajados por enfermedad”, entre otros.

En otro ángulo del problema de los adultos mayores, poco se ha hecho para resolver la situación económica de quienes no podrán gozar de una pensión, simplemente porque no cotizaron en el Seguro Social ni el ISSSTE. No puede, ni debe, soslayarse que Andrés Manuel López Obrador estableció, como jefe de Gobierno del Distrito Federal, una pensión alimentaria para hombres y mujeres de la Tercera Edad. Ese apoyo se institucionalizó y es el apoyo económico para miles de adultos mayores, antes llamados ancianos. Posteriormente el gobierno federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, la Sedesol, otorga una pensión mensual –que paga bimestralmente—también para personas mayores.

El Presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso de la Unión una iniciativa, mediante la cual propone elevar a rango constitucional la pensión para adultos mayores y la creación de un seguro de desempleo, lo cual sigue sin trámite, tal vez porque el Secretario de Hacienda y Crédito Público haya opinado en contra.

PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿Cuál será la postura que adopten los dirigentes de la burocracia nacional frente a este problema? Porque hasta ahora guardan absoluto silencio.

jherrerav@live.com.mx
 
 
Más de Ráfaga
2018-01-11 / Presidentes militares y civiles, empatados

2017-12-21 / Granados recibe un PRD sin rumbo y desarticulado

2017-11-29 / El PRI no necesita enemigos, los tiene en casa

2017-11-14 / “EL TAPADO”, “EL SOBRE LACRADO” Y LAS PASARELAS

2017-10-20 / Llega el cuarto del sexenio a la desmebrada PGR

2017-10-10 / La verdadera oposición política, sin subsidio oficial

2017-09-26 / La solidaridad, mitiga el dolor y la desgracia

2017-08-25 / Millonario despilfarro de los partidos

2017-08-21 / México no importa, derrotar al PRI y al “Peje”, sí

2017-08-02 / Me da miedo acusar a policías, una víctima

2017-07-31 / “Peloteo” entre funcionarios incapaces y corruptos

2017-07-12 / Cuevas, Zabludovsky y la Zona Rosa

2017-07-06 / Guadalajara en un llano, México en una laguna

2017-06-28 / Triste imagen reflejan los partidos políticos

2017-06-27 / PRD y PAN, internacionalizan sus derrotas

2017-06-08 / El triunfador del domingo, se llama Juan Manuel

2017-05-31 / La urna de la noche triste y nueva guerra

2017-05-25 / Urge combatir la contaminación ambiental

2017-05-18 / Nos agobia la violencia y la muerte a los diaristas

2017-05-03 / El PRI y sus intracendentes expulsiones

2017-04-05 / Impunidad diplomática para un “jurista”