Jorge Herrera Valenzuela / Ráfaga
2017-07-31
“Peloteo” entre funcionarios incapaces y corruptos
Hemos llegado a una etapa nunca vista ni vivida en nuestro país. Los problemas se multiplican cada veinticuatro horas, la violencia no es contenida y la inseguridad está tan firme como el binomio corrupción e impunidad. Estamos a un año y cinco meses de que termine el tercer sexenio gubernamental del Siglo XXI, dos gobiernos de la llamada “alternancia” y el del nefasto retorno del Partido Revolucionario Institucional. Es muy triste que nuestro país, inmensamente rico, se encuentre al garete, la aguja de la brújula se disparó. La mayor parte de los Estados y la Ciudad de México son rehenes de la delincuencia organizada y de la no organizada.

Los acontecimientos registrados en las recientes semanas en Cuernavaca, Morelos, así como en terrenos de las delegaciones Tláhuac e Iztapalapa, en la Ciudad de México, una vez más, en el régimen del presidente Enrique Peña Nieto, ponen de relieve el desamparo en que nos encontramos millones de mexicanos. La indiferencia con que se tratan los asuntos, el cerrar los ojos y taparse los oídos –al estilo de carlos salinas de gortari, así con minúsculas— es clásica postura de los funcionarios públicos.

Pero, el pero que nunca falta, ahora cobra mayor fuerza la modalidad del “peloteo” para conocer y solucionar los problemas que afectan a la ciudadanía. El “incidente” del socavón en el Paso Express de la carretera México Acapulco, en jurisdicción morelense, es claro ejemplo de la irresponsabilidad de los gobiernos, en sus tres niveles. ¡Ah!, habrá que esperar a que terminen los peritajes técnicos para señalar a los culpables del “incidente”, término usado por el secretario de Comunicaciones y Transportes en el lugar de los hechos para referirse al socavón donde murieron dos jefes de familia que se dirigían a su trabajo.

El hilo se reventó por lo más delgado. El corrupto Gerardo Ruiz Esparza no dudó en cesar inmediatamente al delegado de la SCyT, en Morelos, afirmando que él no renunciaba “porque eso es decisión del señor presidente”. Como recordaremos, con toda la desfachatez el superprotegido de Peña Nieto declaró que las lluvias y la basura arrojada a la calle por los vecinos fue la causante del “incidente”, cuando la obra tres meses atrás, en abril, fue motivo de una efusiva felicitación del Presidente de México al Secretario de Comunicaciones y Transportes.

Ruiz Esparza raya en el cinismo. Decía un reportero que escuchó decir a un político, “hasta la ignominia antes que renunciar”. Pues bien, el citado miembro del gabinete presidencial deja todo en manos de terceros para saber a quién hay que culpar: a los proyectistas, a los constructores materiales o a los supervisores de la obra que costó 2,200 millones de pesos y que tuvo un retraso de casi medio año para ser terminada.

La realidad es que todos juegan al ping pong. Se deslindan hábilmente y el gobernador Graco Luis Ramírez Abreu insiste en que el gobierno morelense advirtió de los peligros que podían correr, con base en denuncias de los vecinos del lugar. El caso es que hasta los de Protección Civil, federales y estatales, le entran al “peloteo”, porque hay informes de que los ocupantes del automóvil que cayó en el socavón, de cinco metros profundidad, solicitaron auxilio por medio de sus celulares. El apoyo llegó cuando ellos ya estaban muertos por asfixia.

En otro tema del mismo tenor, está el caso de Rigoberto Salgado Vázquez, delegado político en Tláhuac, una población semirural del Sur de la Ciudad de México. Después del operativo policíaco realizado por elementos de la Marina para detener a Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, presunto jefe del cártel en esa población, el asunto está más que politizado. “El Ojos” y siete más fueron muertos en el enfrentamiento. Rigoberto ha dicho que no renunciará y que no conocía al líder narcomenudista.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el doctor en Derecho Miguel Ángel Mancera Espinosa, parece no estar enterado del suceso. Él, es la máxima autoridad y debía haber obligado a Salgado Vázquez a separarse del cargo. No lo hace porque tal sujeto es del equipo de Andrés Manuel López Obrador y éste afirmó que “la mafia en el poder nos hace la guerra sucia (en Tláhuac), porque saben que ni todos juntos (PRI, PAN, PRD y demás) nos van a ganar en el 2018”.

La vox populi que nunca se equivoca, hace saber que “El Ojos” y “el moreno” Rigoberto mantenían una estrecha relación, incluyendo el control de los mototaxistas que el día de los hechos bloquearon calles, quemaron transportes y alteraron la paz. Hubo varios detenidos y los mototaxis fueron llevados al corralón. Las mujeres en el sepelio gritaron “Se ve, se siente, ¡Felipe está presente! Un día antes, esas mismas damas salieron a la calle con cartulinas con leyendas escritas, donde se leía que “Felipe no era delincuente”. López Obrador también apadrinó al alcalde de Iguala, al de los 43 desaparecidos.

Otro caso más de “peloteo” fue entre funcionarios de la Delegación Iztacalco, al Oriente de la Ciudad de México. Resulta que el señor delegado Carlos Estrada Meraz no tiene responsabilidad alguna en cuanto a la seguridad de los habitantes de esa demarcación, lo que se reveló después del robo a una casa habitación de la Colonia Militar Marte. “La vigilancia policíaca es responsabilidad de la Secretaría de Seguridad Pública” y cuando la víctima del hurto denunció en el lugar de los hechos que tres policías se robaron un lote de anillos, “al hacer la inspección”, la contestación de su jefe inmediato fue: “usted dispense, pero por tres malos policías, no puede tenerse mala imagen de la policía”.

Estrada Meraz en esta semana recorrió parte de la Colonia Reforma Iztlaccihuatl Norte. Habló con las vecinas que le informaron de los robos a casas habitación y en particular al caso de los policías ladrones. El comandante que dio la estúpida disculpa comentó, al delegado, que no es su Jefe, “estamos investigando” y se invitó a la víctima hacer por escrito la denuncia ante el Ministerio Público. Si en caliente no se actuó, menos burocráticamente y el denunciante corre el peligro de las represalias de los uniformados ladrones.

PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿Cuántos casos conoce usted, estimado lector, en que las autoridades hábilmente se deslindan y lanza la pelota, dejando sin solución los asuntos?

LO QUE OÍMOS EN LA CALLE
QUE SON COLOMBIANOS LOS RATEROS
En el medio policíaco corre la versión de que los atracos en las zonas residenciales, en los centros comerciales y en las proximidades de las sucursales bancarias, son obra de bandas de hombre y mujeres procedentes de Colombia. Se comenta que son muy “profesionales” al burlar a las muchas policías mexicanas. Se han internado en el país, donde parece que no existe control alguno de esas personas. El problema compete a las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación, así como a la Comisión de Seguridad Nacional y a la Procuraduría General de la República. Lo mínimo que espero haga el gobierno federal es acudir a la Embajada de Colombia, por la vía diplomática, para tener información de primera mano. Lo malo es que los titulares de esas dependencias deben pedir permiso a Peña Nieto y el Presidente de México tiene que atender asuntos personales más importantes.

A 88 AÑOS DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA
El pasado miércoles 26 se cumplieron ochenta y ocho años de la publicación oficial de la Ley Orgánica que le otorgó la autonomía de cátedra y de gobierno a la Universidad Nacional de México. Dicha autonomía no es extraterritorialidad, no propicia la impunidad, como bien lo declaró el doctor Enrique Luis Graue Wiechers al asumir la Rectoría el 17 de noviembre de 2015. abierta en 1910, durante el porfirismo, por el maestro Justo Sierra Méndez. Un movimiento huelguístico estudiantil que encabezaron los estudiantes de la Escuela Nacional de Jurisprudencia marcó la pauta para que el presidente Emilio Portes Gil atendiera las demandas académicas de los universitarios Alejandro Gómez Arias, Salvador Azuela, Ricardo García Villalobos y Carlos Zapata Vela, entre otros.

LA PRIMERA HUELGA MINERA, EN 1766
Los barreteros, los peones y los empleados administrativos de las minas de Pachuca y de Real del Monte, pueden ser los pioneros en el movimiento huelguístico, en nuestro país. En 1766 un grupo de 70 mineros de la veta Vizcaína pararon las actividades porque el patrón les suprimió sus prerrogativas laborales y pretendió reducir los salarios. Esta protesta comenzó la mañana del 28 de julio de 1766 y a ella se fueron sumando los mineros de otras vetas, llegando a ser más de dos mil los huelguistas. Llegaron esquiroles contratados en Guanajuato, se reprimió violentamente a los trabajadores empleando a 300 hombres armados y algunos mineros fueron encarcelados en Cuba. Eran los días de la Nueva España y tocó al virrey Antonio María Bucarelí y Ursúa resolver en 1773 a favor de los mineros. ¿Saben quién era el patrón explotador? Pues nada más, ni nada menos, que don Pedro Romero de Terreros, ¡sí!, el filántropo fundador del Nacional Monte de Piedad.

BUDAPEST 2017, TRIUNFO DE CONADE
Sin duda alguna el licenciado don Alfredo Castillo Cervantes, director general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, la célebre CONADE, está de plácemes por los resultados que obtuvo México en el Campeonato Mundial de Natación Budapest 2017 que termina precisamente este domingo 30 de julio. En clavados por equipo Viviana del Ángel y Rommel Pacheco conquistaron la medalla de plata. Así México acumula 1 de oro (Paola Espinosa, en Roma 2009), 5 de plata y 9 de bronce. Este Campeonato debió celebrarse, en la capital jalisciense, bajo el rubro de “Guadalajara 2017”, pero Castillo Cervantes, del equipo de protegidos del presidente Peña Nieto, logró que México no cumpliera con un compromiso que institucionalmente hizo Jesús Mena como titular de la CONADE, pero Alfredo, el rey del pádel, se impuso.

P.D. ¡Imagínese!, como decía mi compadre “Pico de Oro” en su noticiero de la XEW, hace 60 años, cumplidos el viernes 28, un sismo hizo que cayera de su columna el Ángel de la Independencia o la Victoria Alada. La desgracia fue mayúscula, se perdieron muchas vidas, se desplomaron casas y edificios, además una elefanta huyó del circo instalado en la Plaza de Buenavista, donde estuvo la estación ferroviaria más importante del país.
jherrerav@live.com.mx

 
 
Más de Ráfaga
2018-01-11 / Presidentes militares y civiles, empatados

2017-12-21 / Granados recibe un PRD sin rumbo y desarticulado

2017-11-29 / El PRI no necesita enemigos, los tiene en casa

2017-11-14 / “EL TAPADO”, “EL SOBRE LACRADO” Y LAS PASARELAS

2017-10-20 / Llega el cuarto del sexenio a la desmebrada PGR

2017-10-10 / La verdadera oposición política, sin subsidio oficial

2017-09-26 / La solidaridad, mitiga el dolor y la desgracia

2017-08-25 / Millonario despilfarro de los partidos

2017-08-21 / México no importa, derrotar al PRI y al “Peje”, sí

2017-08-02 / Me da miedo acusar a policías, una víctima

2017-07-12 / Cuevas, Zabludovsky y la Zona Rosa

2017-07-06 / Guadalajara en un llano, México en una laguna

2017-06-28 / Triste imagen reflejan los partidos políticos

2017-06-27 / PRD y PAN, internacionalizan sus derrotas

2017-06-08 / El triunfador del domingo, se llama Juan Manuel

2017-05-31 / La urna de la noche triste y nueva guerra

2017-05-25 / Urge combatir la contaminación ambiental

2017-05-18 / Nos agobia la violencia y la muerte a los diaristas

2017-05-03 / El PRI y sus intracendentes expulsiones

2017-04-26 / Un nuevo problema: Los pensionados

2017-04-05 / Impunidad diplomática para un “jurista”