Miguel Tirado Rasso / Temas Centrales
2017-10-13
El mátalas callando
Supongo que el presidente del PAN, Ricardo Anaya, no imaginó la estridencia mediática que iba a generar la renuncia, a su militancia partidista, de su ahora ex correligionaria, Margarita Zavala, la semana pasada. Porque, hasta entonces, había logrado evadir sin mayores consecuencias, los reclamos, críticas y denuncias de la aspirante a la candidatura presidencial, con una estrategia de cero enfrentamientos y escudándose en los tiempos y etapas que marca la ley electoral y los estatutos de su partido. Pero una vez estallado el escándalo, el dirigente panista reaccionó con rapidez aplicando una estrategia de control de daños a base de múltiples entrevistas para dar su versión de los hechos y responsabilizar de todo a su acérrimo enemigo, el PRI.

A partir de que la ex primera dama anunció su intención de contender por la candidatura presidencial, el 14 de junio de 2015, el enfrentamiento entre ambos personajes se veía inevitable, por lo que sólo era cuestión de tiempo. En aquella ocasión, la Sra. Zavala declararía que su aspiración la cumpliría, ya fuera como candidata del partido blanquiazul o como independiente, pero que con seguridad su nombre aparecería en las boletas electorales.

En esa ambigüedad se mantuvo, aunque siempre fue más enfática en que su proyecto fuera a través de su partido, dando evasivas cuando se le preguntaba si aceptaría lanzarse por la libre. Pero, como ella misma lo declaró, después de más de dos años de cerrazón de su dirigente partidista para dar respuesta a sus cuestionamientos sobre la definición de su proyecto político, era evidente que las puertas del PAN no se abrirían para sus aspiraciones.

Y no, porque los dos personajes persiguen el mismo objetivo. Una, abiertamente, y el otro, a las mátalas callando, sólo que éste es quien controla los recursos, la estructura y las decisiones del partido, algo sobre lo que ha venido trabajando, desde el primer día en que tomó posesión de su cargo.

¿Habrá quién dude que el proyecto personal de Ricardo Anaya ha sido, desde el principio, la candidatura presidencial, soportada por su partido?

El supuesto huracán Margarita, sin embargo, parecería más la percepción de quienes quisieran ver una grave crisis política en el PAN, con daños colaterales al Frente Ciudadano por México, cuando quizás sólo se trate de una simple tormenta tropical, con reubicación de actores y ajustes necesarios en la estrategia para una carrera presidencial en plena marcha. Con algunas consecuencias, desde luego, que han de afectar los planes originales del líder del PAN, pero que no significa ni el principal ni el único problema para su proyecto, porque en el camino ha dejado muchos damnificados dispuestos a cobrarle las facturas.

Y es que, habría que apuntar que el calderonismo no ha sido, precisamente, una fuerza de mucho peso en su partido, ni aun cuando Felipe Calderón ocupó la silla presidencial. Recordamos que, si bien pudo colocar a dos presidentes en el CEN del PAN, en los inicios de su mandato, con tristes desempeños, por cierto, al final le fue imposible designar a uno de su equipo para ese cargo. Gustavo Madero le resultó respondón y, en dos ocasiones, les ganó la partida a los candidatos del Presidente Calderón. Quien también fracasó con su precandidato para la presidencia de la República, por lo que no está muy claro qué tan grave vaya a ser la sangría que provoque la renuncia de Margarita.

Claro está, que lo ideal para el ex joven maravilla hubiera sido mantener dentro del PAN a Margarita Zavala. Siempre la unidad en los partidos es esencial, ni qué decir en tiempos electorales. Hay claros ejemplos de los fracasos ocasionados por divisiones internas en estos institutos. No obstante, todo apunta, a que el dirigente queretano continuará con su proyecto, aprovechando los recursos de su partido. Por lo que toca al Frente, si es cierto, como se afirma, que los dirigentes que lo integran han llegado a un acuerdo para repartirse posiciones, no se ve como pueda esta renuncia alterar sus planes.

Esta coalición tiene, desde su creación, debilidades propias y no pocos opositores empeñados en hacerla fracasar, pero esto está más allá de la sacudida panista, si bien, por supuesto que la van a aprovechar.

Margarita resulta la más perjudicada con su renuncia, porque aunque ahora puede tener mayor libertad de movimiento, sin la estructura de un partido las cosas se dificultan y aunque le coqueteen algunos partidos pequeños, al final estos lo pensarán dos veces antes de lanzarse a una riesgosa aventura con final incierto y preferirán sumarse a quien les garantice su sobrevivencia en el escenario político nacional, conservando su registro.

Cabe siempre la especulación de que todo esto se trate de una jugada de sacrificio, una jugada maestra de ajedrez, cuyo sentido y beneficiario se verán hasta muy cerca de la fecha de la elección.
Y es que esos de “la mafia del poder”, son algo serio.


mitirasso@yahoo.com.mx
 
 
Más de Temas Centrales
2018-01-11 / Fuego y furia a la Trump

2018-01-05 / Escenario político-electoral para 2018

2017-12-21 / Alianzas forzadas

2017-12-07 / Crónica de un destape anunciado

2017-11-24 / La incógnita del Frente

2017-10-20 / Candidatos o candidotes

2017-09-26 / Solidaridad sin excepciones

2017-08-31 / AMLO y la rudeza innecesaria

2017-08-25 / Mucha política y mucha administración

2017-08-11 / Tiempo de reacomodos

2017-07-27 / Encuestas de especulación

2017-07-07 / La más cara de la historia-

2017-06-01 / La penúltima jornada electoral del sexenio

2017-05-25 / El TUCOP del 2018

2017-04-28 / Época de chapulines

2017-04-19 / Es la corrupción…

2017-04-06 / Una elección de pronóstico reservado

2017-03-31 / De actos anticipados de campaña-

2017-03-27 / Elección mexiquense

2017-03-09 / En el PRD, sigue la mata dando.

2017-02-17 / Elecciones 2017 (2)